El Sulforafano y el Autismo, nuestro aliado

La neuróloga de Harvard, Martha-Herbert, en uno de sus discursos en una conferencia sobre autismo, se preguntaba ¿qué pasa con el efecto dramático de la fiebre?, este alivio del comportamiento autista durante la fiebre sigue atormentando a los padres y a los especialistas. Desde un punto de vista de investigación, ¿qué podría ser más revelador que un evento común que prácticamente “normaliza” el comportamiento autista por un tiempo? ¿Por dónde empiezas? Así, se entiende que una causa del autismo reside en las sinapsis, lo que se llama el alma del cerebro, las uniones neurona-neurona a través de donde se transmite la información. La conferencia entonces centró la atención en las HSPs, las proteínas de choque térmico, sintetizadas por el cerebro cuando tienes fiebre, que pueden mejorar la transmisión sináptica, y por lo tanto, pueden ser capaces de mejorar la conectividad cerebral de largo alcance, deprimida en el autismo. Y existe este compuesto, sulforafano, que regula esas proteínas de choque térmico. Por lo tanto, se podrían obtener los mismos beneficios sin necesidad de tener fiebre. No hay fármacos para esto. El sulforafano no se hace en una planta química, es sintetizado por una planta. El sulforafano se sintetiza por el bocoli, la col rizada, el repollo, las espinacas, los nabos, coles de bruselas y la coliflor, en otras palabras, los vegetales crucíferos. Por lo tanto, tal vez si le damos crucíferasa las personas con autismo, activarán la sintesís de las proteínas de choque térmico.

Pero la disfunción sináptica no es la única causa contribuyente de autismo. También hay estrés oxidativo. El cerebro es particularmente vulnerable al estrés oxidativo, porque muchos radicales libres son creados en el cerebro, que tiene poca capacidad de defensa antioxidante. Y de hecho, “hay una larga historia de estudios que muestran que el autismo se asocia con estrés oxidativo y disminución de la capacidad antioxidante “. Los niveles de Nrf2 se reducen casi a la mitad en los casos de autismo, y es lo que desencadena la respuesta antioxidante de nuestro cuerpo. Si sólo hubiese una forma de aumentar Nrf2 con los alimentos …. Boom, la hay. El sulforafano es tal vez el inductor natural más potente de Nrf2 del planeta. ¿Qué es esto del Nrf2? Se considera que es un regulador maestro de la respuesta de nuestro cuerpo a los factores de estrés ambiental. Bajo cualquier tipo de estrés, estrés oxidativo, estrés inflamatorio, el Nrf2 desencadena nuestros mecanismos de respuesta antioxidante, activando todo tipo de genes protectores de células para equilibrar y desintoxicar los radicales libres y facilitar la reparación de proteínas y del ADN. Por lo tanto, si damos brócoli a las personas con autismo, también mejorarán la capacidad de activar el Nrf2, que activa los elementos de respuesta antioxidante.

Y luego está la disfunción mitocondrial. Los niños con autismo son más propensos a sufrir de mitocondrias disfuncionales, las pequeñas centrales eléctricas dentro de nuestras células donde se produce el metabolismo. Si sólo hubiese algún alimento que pudiera mejorar la función mitocondrial. Y lo hay. Una dieta rica en vegetales cruciferos resintoniza eficazmente nuestro metabolismo restaurando el equilibrio metabólico. Son puras centrales eléctricas para nuestros motores eléctricos. No sólo el sulforafano puede aumentar la expresión génica de las proteínas de choque térmico hasta 6 veces en seis horas, puede duplicar la masa de las mitocondrias en las células humanas que crecen en una placa de Petri. Por lo tanto, tal vez si le damos brócoli a las personas con autismo, también mejorará la capacidad de aliviar esa disfunción mitocondrial que está creando aún más radicales libres.

Un factor final: la neuroinflamación, la inflamación del cerebro, otro factor causal en el autismo. Si en una autopsia, observamos en el tejido cerebral de las personas con autismo que se puede ver la inflamación en la materia blanca. Y, si se hace una punción lumbar, se observan hasta 200 veces los niveles de mediadores inflamatorios, como el interferón, inundando sus cerebros. ¿Qué está causando toda esa inflamación? Bueno, el regulador maestro de la cascada inflamatoria es una proteína llamada NF-kappa-beta que induce inflamación y, si se sobre-expresa, como en el autismo, puede conducir a una inflamación crónica o excesiva. Si sólo hubiera una comida … espera, el brócoli también lo hace? De hecho, es el principal mecanismo anti-inflamatorio del sulforafano, que inhibe la NF-kappa-beta. Entonces eso completa el cuadro. dar a alguien con autismo brócoli, liberara las proteínas de choque térmico e impulsará la transmisión sináptica, Nrf2 se activará para eliminar los radicales libres, la función mitocondrial se restaurará, y eliminará la inflamación desencadenada por la NF-kappa-beta. Un alimento para dominarlos a todos. Un alimento para contrarrestar los cuatro factores causales. Esa es una de las diferencias entre los alimentos y las drogas. Las drogas tienden a tener efectos únicos, pero el trastorno del espectro autista, es multifactorial, no es de extrañar que no haya fármacos que funcionen pero, las estrategias que utilizan fitoquímicos multifuncionales como el sulforafano o incluso mejor, las plantas enteras en sí, son muy atractivas … en teoría pero, no lo sabes, hasta que lo pongas a prueba 😉

Los sulforafanos son sustancias presentes en el brócoli y otras plantas de la familia de las Crucíferas como el repollo, coliflor, la col blanca, la col roja, los rábanos, nabos o coles de bruselas.

 

Estudio sobre suplementación con sulforafano:

http://www.autismoava.org/noticias/quimico-en-brocoli-efectivo-contra-autismo